Acabado.

Posted on 15 giugno 2012

8


La vida da muchas vueltas.
Cuando llegué, desde lejos, me acuerdo del miedo. El miedo a no ser lo suficientemente preparada, lista, para lo que me esperaba.
Llegué y de ese día recuerdo todo: el banco donde estuve sentada esperando a que llegara la hora de la cita con mi futuro jefe, la primera vez que empujé esa puerta, la llamada a L. porque no conseguía encontrarla.
La vida da muchas vueltas.
Me acuerdo de los nervios de la primera vez, de las caras de los de primero que me miraban sin entender nada de lo que decía, de la sensación de estar delante de personas que esperaban algo, un idioma nuevo, de mi. Me acuerdo haber decidido, instintivamente, no sentarme nunca detrás de esa mesa que te aleja, ponerme siempre de pié, moverme, si acaso sentarme encima de esa mesa tan rara que se suponía fuera mi sitio.
La vida da muchas vueltas.
Pensé que duraría demasiado, que no lo aguantaría, pensé que querría volver a mi sitio, a mi gente, a mi casa.
Ahora todo me parece estúpido e inútil, ahora ya no tengo una casa, por lo menos un sitio que se identifique con ese concepto. Ahora ya no tengo sólo una casa.
La vida da muchas vueltas.
Esperemos que sigan siendo buenas vueltas…

Annunci